miércoles, 21 de septiembre de 2011

Plano de emplazamiento

Arraigada al lugar e intentando percibir lo bueno del mismo, así quiere estar la escuela de arquitectura en este proyecto. El lugar es una explanada con enormes sauces en el centro, un borde de arboleda que separa al solar del río y unos árboles más espigados y menos tupidos, pero altos, que se agarran a la bajada de nivel que desciende desde la carretera.
Los sauces son lo más hermoso del emplazamiento, llegando a tener unos 25 m de alto, llenan el centro del solar llamando la atención sobre ellos. No se puede evitar dirigir la mirada hacia ellos, funcionan como un centro de gravedad de colores.
Por otro lado la manera de percibir el río también convierte al solar en un lugar único y mágico. El río se ve, o más bien se intuye, siempre a través del velo de los árboles del borde. Nos da la sensación al estar ahí de estar medio escondidos, agazapados, de estar en un lugar solo nuestro a pesar de estar expuestos. Es el peculiar deseo arquitectónico de "ver sin ser vistos" pero sin necesidad de arquitectura alguna. Solo se abre al río un pequeño embarcadero en el punto en que no hay árboles, permitiéndonos asomarnos a nuestro antojo como la vecina que se asoma a la mirilla cuando le interesa.
¿Cómo preservar estas cualidades intrínsecas del lugar y potenciarlas con una escuela de arquitectura?
Primero sin tocar los árboles, pero haciendo que sigan siendo ese centro, respetándolos y rodeándolos con el edificio.
Segundo, permitiendo que el edificio se abra hacia el río, que las zonas que contienen árboles y miran al río surjan como centros abiertos.
Tercero, empleando el talud de árboles cercano a la carretera como tamid de luz, para generar una hilera donde se encontrarán los puestos de trabajo individuales. Eso permite dos cosas, por un lado un desarrollo lineal de las zonas de trabajo y por otro, un espacio más íntimo y en penumbra para trabajar.
El forjado de la zona de escuela se encuentra situado a cota +6 (la cota +0 es el nivel de la explanada), dando continuidad visual al nivel de la carretera (+4). La cubierta de la escuela estaría a cota +14.
La escuela se concibe así como una pastilla que abraza a los árboles y se abre al río. Compensándola, la residencia de estudiantes se alza, igualándose a las alturas de las construcciones industriales del entorno. La ambición de la residencia es lograr espacios de vivienda de igual categoría para todos los estudiantes, siempre mirando al río.
Una pregunta básica para que la idea se entienda. ¿alguien tiene fotos desde el interior del solar hacia el río que me pudiera pasar?

2 comentarios:

pintalamona dijo...

luisa en planta el proyecto es bonito // ya que es un proyecto tan extensivo no crees que le puede sobrar la torre?parecen dos estrategias diferentes / si haces torre es para liberar el suelo..
lo vamos viendo[pintalamona]

Luisa Santamaría Gallardo dijo...

Es tan extensivo de hecho que parece que casi se resuelve todo en la planta de acceso. Sin embargo la intención era que la escuela fuese un lugar recogido entre los árboles desde donde el río se intuye y que la residencia se asomara al río. Además, el nivel de cubierta tiene que ser transitable al menos parcialmente. La intención es que el espacio de estudio y el de vivir estén separados al menos por un recorrido. La torre y la pastilla horizontal agujereada se compensan en volumen. La pieza horizontal en mi opinión parece parece más horizontal si se contrapone a la torre vertical.